La Base Externa

La base externa sostiene la sonda en su sitio, pero también permite la circulación del aire alrededor de la piel y por debajo de la base. El fondo de la base debe descansar justo encima de la superficie de la piel. Se considera que se ha logrado un buen ajuste cuando está colocada a un octavo de pulgada (3 mm) por encima de la piel, o a una distancia aproximada al espesor de una moneda.

 

Deja un comentario