Método por Bomba

Los controladores de bomba suministran el preparado con exactitud y reducen la distensión gástrica y el reflujo esofágico al disminuir la cantidad de aire que entra en el estómago. Esto beneficia a los lactantes ya que normalmente no hay necesidad de hacerles expulsar el aire después de la alimentación.

El preparado se administra durante un período de 8 a 24 horas de forma continua o intermitente. La administración continúa de preparado disminuye los problemas de intolerancia a la alimentación y contribuye a la ganancia de peso.

El preparado administrado durante las horas de sueño añade calorías para complementar a las alimentaciones diurnas. Lave la sonda G con agua cada 6 horas. (ver Fig. 8)

Deja un comentario