Problemas con la Sonda

MIGRACIÓN DE LA SONDA

Si el balón se desliza fuera de la pared interior del estómago, podría provocar una obstrucción intestinal. Puede acumularse presión dentro del estómago, produciendo fugas por el estoma, naúsea y/o vómitos. Antes de cada alimentación, averigue cuál es la longitud del tramo de sonda que está fuera del cuerpo. El número indicado en la sonda encima del anillo SECUR-LOK debe ser el mismo que el número escrito en la sección de información. Si son diferentes, la sonda debe ajustarse. Lave y aclare la sonda y ambos lados del anillo.

Elimine con alcohol cualquier resto de aceite en la sonda si fuese necesario. Tire hacia afuera de la sonda del estoma hasta que el número correcto esté visible. Ajuste el anillo 3 mm por encima de la piel. El número concidente debe figurar encima del anillo. Si no obtiene resultados claros con el procedimiento anterior, mida la longitud del tramo visible con una regla. Anote la longitud y compruébela siempre antes de iniciar una alimentación. (ver Fig. 12)

Si la sonda parece ser más larga, compruebe el número que figura encima del anillo. Es posible que el balón tenga una pequeña fuga y pueda deslizarse fuera del estómago. Empuje la sonda hacia adentro 5 a 8 cm. Compruebe el volúmen del balón. Vuelva a colocar la sonda y el anillo en sus posiciones de partida, y, pasadas 2 a 3 horas, vuelva a comprobar el volumen del balón. Una sonda de alimentación a nivel de la piel tal como la MIC-KEY impide que esto suceda.

COMPROBACIÓN DEL BALÓN

Mida la cantidad de agua dentro del balón una vez a la semana. Para hacer esto, inserte una jeringa en la válvula del balón y extraiga el agua. Si la cantidad ha disminuido, llene la jeringa con la cantidad correcta de agua e inyéctela en el orificio del balón.

OBSTRUCCIONES DE LA SONDA

La adherencia de residuos en el interior de la sonda produce obstrucciones. El residuo está formado por contenido gástrico endurecido, medicación y/o preparado. Evite esto lavando la sonda con agua antes y después de cada alimentación. Separe la medicación del preparado. Para despejar una sonda obstruida, llene una jeringa con punta de catéter con agua templada e inyecte con suavidad el agua en la sonda. Repita esto hasta que desaparezca la obstrucción. Si la obstrucción es visible dentro de la sonda por encima del nivel de la piel, friccione la sonda y lávela con agua tibia para despejarla.

PRECAUCIÓN

  • NO UTILICE FUERZA PARA LAVAR NINGUNA SONDA DE SILICONA
  • LA SONDA PUEDE ROMPERSE.
  • SI LA OBSTRUCCIÓN NO DESAPARECE, CAMBIE LA SONDA

Deja un comentario