Gastrostomía
Gastrostomía - Pediatría
Gastrostomía arrow Rincón de los Niños
Pediatría

 Los niños son especiales y tienen necesidades especiales. Si usted se encuentra al cuidado de un niño con gastrostomía, los siguientes puntos pueden ser de utilidad.

La alimentación por sonda de los lactantes comienza con cantidades minúsculas de preparado administradas con mucha frecuencia. A medida que el lactante gana peso, la capacidad del estómago aumenta gradualmente y se puede aumentar la cantidad de preparado administrada. Si el estómago se llena demasiado, puede salir preparado por el estoma o el lactante puede vomitar o eructar el preparado. Si esto sucede, vuelva a cantidades más pequeñas administradas con más frecuencia o disminuya la velocidad a la que se administra el preparado. Para asegurar que se satisfacen los requisitos nutricionales, un médico o especialista técnico deberá supervisar el cuidado.

 LOS NIÑOS TIENEN ESTÓMAGOS PEQUEÑOS

A medida que crecen los bebés desarrollan la capacidad de retener mayor cantidad de alimentos en el estómago. La alimentación generalmente comienza administrando pequeñas cantidades de fórmula frecuentemente. La alimentación de bolo toma de 20 a 40 minutos. Un sistema de flujo por gravedad o una bomba regulan un flujo continuo lento y le ofrecen la libertad de poder realizar otras tareas. Tenga paciencia y aumente lentamente la cantidad de fórmula que administra durante la alimentación.Rincón de los niños
Si el estómago del niño está lleno, la fórmula puede salir alrededor del estoma. El niño también puede padecer un cólico y vomitar, o eructar la fórmula. Pregunte al médico especialista si la descompresión o ventilación es apropiada para este niño.

LOS NIÑOS CRECEN
Los niños con gastrostomías básicamente tienen las mismas necesidades de crecimiento y desarrollo que los demás niños.


¿CUÁNTA AGUA NECESITA?
Cuando el cuerpo necesita agua nos sentimos sedientos y tomamos más agua. Lo mismo sucede en los pacientes con gastrostomía. Si el clima es cálido o el niño tiene fiebre, una cantidad adicional de agua puede prevenir la deshidratación. Pida al especialista que le dé ciertas pautas.

APRENDIZAJE ACERCA DE LA COMIDAAlimentación

Aunque el niño recibe alimentación a través de la sonda, es importante la participación de todo el grupo a la hora de comer. Brinda al niño la oportunidad de experimentar con la comida. Aliente a su niño a tocarla y saborearla, al igual que los demás, aun cuando ensucie todo alrededor de su silla alta.


LA BOCA DEL BEBÉ

La boca es una parte muy sensible del cuerpo del bebé.

Para asociar una gratificación oral con un estómago lleno, haga que el lactante alimentado por sonda succione un chupete o el dedo mientras se le administra el alimento. 

Aun cuando el niño no puede succionar y tragar lo suficientemente bien para poder comer, el reflejo de succión está presente. Succionar parece tranquilizar a los bebés. Experimente con el uso de un chupete. Úselo para estimular los labios, encías y lengua del bebé durante los períodos de alimentación. A medida que el bebé crece, ofrézcale otras oportunidades de mascar o succionar.
Hable con el médico especialista acerca de la estimulación oral y las maneras de promover un desarrollo normal.
El sujetar al lactante derecho, abrazarlo y acariciarlo suavemente mientras se le alimenta, le proporcionará un sentimiento de seguridad.

El cariño debe ser lo prioritario nunca será demasiado.

ACTIVIDAD NORMALRincón de los niños

A medida que los niños pequeños comienzan a girarse, deslizarse y a andar, desarrollan y refinan capacidades motoras muy importantes. Evite que la sonda de gastrostomía se salga por accidente, sin impedir la actividad física. Coloque la sonda dentro de la ropa o sujétela con cinta adhesiva al abdomen si fuese necesario. Los conjuntos enteros y las camisas que se abrochan entre las piernas protejerán la sonda mejor que los conjuntos de dos piezas. Considere probar una sonda de alimentación a nivel de la piel tal como la MIC.KEY para prevenir la caída accidental de la sonda.

DESHIDRATACIÓN

Las condiciones anormales, tales como vómitos prolongados, diarrea, sudación o fiebre pueden hacer que el cuerpo pierda una gran cantidad de líquido. La persona a cargo del cuidado deberá conocer los signos temprano de deshidratación. Algunas señales de advertencia son: labios y boca seca, ropa menos húmeda, orina menos frecuente u orina obscura concentrada. Mire si el bebé llora sin producir lágrimas. Otros signos tempranos son: debilidad, mareo, dolor de cabeza e irritabilidad. Pregunte al médico o al dietista cuál es la cantidad máxima de agua diaria que puede administrar por la sonda